7 Alimentos Difíciles De Maridar Y Cómo Hacerlo

7 alimentos difíciles de maridar y cómo hacerlo

Como ya sabemos, maridar no es una tarea fácil. Combinar sabores, aromas, acertar con el vino que agrade a todos… Son muchos factores los que hay que tener en cuenta para hacer un maridaje perfecto y, debes saber, que hay alimentos difíciles de maridar y que estos son los que pueden arruinarnos una experiencia gastronómica perfecta.

¿Cuáles son esos alimentos difíciles de maridar?

  1. Chocolate

No es nada fácil, pero si consigues maridar vino y chocolate, vivirás una experiencia totalmente maravillosa.

El chocolate, al igual que el vino contiene taninos, por lo que nuestra recomendación es elegir un vino pobre en taninos, ya que un vino con los taninos altos destruiría totalmente la combinación del chocolate.

Los vinos con toques dulces son ideales para maridar con chocolate. Pero existen muchos tipos de chocolate, para maridar todos ellos puedes seguir una sencilla regla: relaciona el color del vino con el color del chocolate. Por ejemplo, con un chocolate blanco se podría maridar a la perfección con el delicioso Montevelaz Blanco, o un chocolate con leche con el riquísimo Darmadt Rioja.

  1. Alcachofas y espárragos

Las alcachofas y los espárragos son otros de los alimentos difíciles de maridar, ya que el intenso sabor de estos alimentos consigue desvirtuar el sabor del vino, llegando, incluso, a mostrar sabores metálicos que son muy desagradables para nosotros.

Por ello, la recomendación para estos alimentos son vinos con sabores frutales y suaves, pero con gran intensidad aromática, como Darmadt Albariño.

  1. Las vinagretas

Como ya sabemos el vinagre, se elabora con vino, pero su sabor es mucho más intenso que el de cualquier vino, por eso el sabor del vinagre aparece por encima del sabor del vino. Para evitar que esto pase recomendamos vinos blancos o rosados que posean un sabor muy intenso o que hayan criado en barrica.  Nuestro Ribeiro Sinus es el vino perfecto para todo tipo de comidas con vinagretas gracias a su intensidad aromática propia de las tierras gallegas.

  1. Frutos secos

Algunos frutos secos, como los pistachos, las avellanas y las castañas, sobre todo cuando están tostados, son muy difíciles de maridar con vino, ya que su sabor recuerda a los aromas del corcho y hace que la experiencia del maridaje sea defectuosa. Este tipo de alimentos pueden sustituirse por otros frutos secos como las nueces o las almendras, o maridarlos con vinos blancos o tintos sin madera como Montevelaz.

  1. Ahumados

Los aromas a humos son frecuentemente los peores amigos del vino y, además son muy difíciles de solucionar. Para intentar hacer el mejor maridaje con este tipo de alimentos, lo mejor es elegir un vino blanco muy afrutado como Darmadt Albariño.

  1. Menta

Los alimentos tan aromáticos como la menta terminan por eclipsar los aromas y sabores del vino, por lo que lo ideal para maridar sabores de este estilo son vino dulces o con una acidez marcada.

  1. Picantes

Los alimentos picantes potencian los sabores a taninos y alcohol, por este motivo no es un buen alimento para maridar con vino, ya que hace que su sabor sea agresivo y nada agradable al paladar. Además, el vino en lugar de saciar el picor, lo potencia y generará una experiencia gastronómica desastrosa.

Para evitar esto, tendremos que buscar un vino dulce o con pocos grados de alcohol, como por ejemplo un frizzante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *