5 Trucos Para Conservar Una Botella De Vino Una Vez Abierta

5 trucos para conservar una botella de vino una vez abierta

El vino, una vez abierto, se estropea enseguida. Cuando descorchamos una botella, al ponerse éste en contacto con el oxígeno, cambia sus propiedades y lo hace más susceptible a estropearse.

También debemos tener en cuenta que no todos los vinos se conservan de igual forma. Por ejemplo, los vinos espumosos son los que más rápido se deterioran; mientras que los vinos tintos jóvenes pueden durar más de una semana. Los vinos blancos, rosados y tintos con crianza duran entre 3 y 5 días.

¿Qué podemos hacer para conservar una botella de vino abierta lo máximo posible?

Está claro que si seguimos algunas pautas podremos alargar la vida del vino una vez abiertas. Te las contamos a continuación:

1. Tapa la botella

Ya adelantábamos que el vino se estropea al ponerse en contacto con el aire, entonces la mejor solución es reducir este contacto. Con el mismo corcho de la botella sería suficiente, aunque también existen otros instrumentos que sirven especialmente para tapar el vino una vez abierto.

2. Mantén el vino a buena temperatura

Cuanto mayor es la temperatura, más rápida es la oxidación del vino, por lo que es conveniente guardar la botella en el frigorífico para retrasar lo máximo posible que el vino se eche a perder.

En caso de que el vino sea tinto, recomendamos sacar la botella del frigorífico un par de horas antes para que se beba a la temperatura adecuada para este. Si es blanco, puedes mantenerlo hasta la hora de servirlo.

3. El tamaño también importa

Cuando en la botella de vino hay mucho espacio vacío, la oxigenación es mayor y, por tanto, la oxidación más rápida. Lo ideal es, si tienes botellas herméticas de diferentes tamaños, lo cambies de recipiente según la cantidad de vino que quede.

4. La botella en vertical

Al contrario que cuando están cerradas, debemos conservar una botella de vino abierta siempre en vertical. Cuando están cerradas, el vino necesita un mínimo de oxigenación que se consigue al tumbarlas en horizontal, pero cuando se abren esta oxigenación ya no es necesaria y, de oxigenarse más, acortaríamos la vida del vino.

5. Conserva el vino en un lugar oscuro

Antes, durante y después. Al vino no le debe dar luz directa en ningún momento de su vida y, una vez abierto aún menos ya que el sabor es más susceptible a cambios.

Lo importante es beberse el vino, si sigues estos pasos tu vino alargará su vida todo lo posible y podrás disfrutar de su sabor, aunque siendo sinceros, lo mejor es bebérsela una vez abierta para disfrutar del sabor del vino en todo su esplendor.

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *