Decantar El Vino, Cómo Y Por Qué Hacerlo

Decantar el vino, cómo y por qué hacerlo

Para poder disfrutar del buen vino es necesario realizar una serie de procedimientos previos a su cata. Para ello, existen instrumentos y utensilios que sirven para disfrutar más del gusto y del aroma de los vinos. Uno de ellos es el decantador con el que damos oxígeno y aire al vino. ¿Quieres saber cómo y por qué debemos decantar el vino? ¡Toma nota!

Decantar el vino antes de probarlo

La decantación del vino puede suponer el éxito o el fracaso del jugo. Como ya hemos comentado alguna vez, hay factores externos que afectan al sabor, olor y, en definitiva, a la calidad del vino que vamos a tomar y uno de ellos, además de la temperatura, es la oxigenación que recibe el caldo.

Decantar el vino no es más que mover el líquido de la botella a un nuevo recipiente, conocido como decantador. La decantación permite la oxigenación del vino para potenciar su aroma, que puede haber quedado oculto por el tiempo que ha pasado en la botella. Es posible que las últimas copas de la botella de vino tenga un sabor más intenso y real porque está más oxigenado.

Otra de las ventajas de decantar el vino es que eliminar sedimentos e imperfecciones que el vino pueda tener y que suelen dar un toque amargo al caldo. Este sedimento se encuentra principalmente en vino con tiempos de maduración prolongados.

¿Cómo decantar el vino?

En primer lugar debemos colocar la botella de vino en posición vertical un día antes de que vayamos a proceder a consumirlo. Normalmente, el vino se guarda en posición horizontal y al colocarlo de forma vertical los sedimentos caerán al fondo de la botella.

El segundo paso es abrir la botella y vertirlo lentamente en el decantador. La mejor forma de echarlo en el nuevo recipiente es hacerlo despacio, que el vino corra por las paredes del decantador lentamente. Hay que evitar, en la medida de lo posible, mover mucho la botella para que los sedimentos depositados en el fondo no caigan en el decantador.

Por último, deja reposar el vino durante algunos minutos más para que termine de oxigenarse y airearse. Lo mejor es realizar este proceso entre 1 o 3 horas antes del consumo del vino para que lo podamos probar en su esplendor.

Después de realizar este proceso, llega el momento de catar el vino y dar el veredicto final 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *