Diferencia Entre Decantación Y Oxigenación

Diferencia entre decantación y oxigenación

Todos hemos tratado, alguna vez, de parecer unos expertos en vino hablando de la decantación como si fuese algo esencial en el consumo de un vino, pero la realidad es que la decantación, al igual que puede hacer que la degustación del vino sea todo un éxito, también puede hacer que sea todo un fracaso.

Y para ello, la clave se encuentra en saber cuando hay que decantar u oxigenar el vino.

Diferencias entre decantación y oxigenación

Diferenciar estas dos acciones del vino, no es tan fácil como parece, ya que ambas necesitan del mismo accesorio para llevarse a cabo, el decantador. Aunque en la oxigenación este instrumento no es estrictamente necesario.

La principal diferencia se encuentra en la finalidad de cada uno. La decantación se utiliza para separar el vino de los posos que pueda tener, mientras que la oxigenación se utiliza para darle fuerza al vino, potenciar aromas y sabores que con la oxigenación mejoraran notablemente.

Por otro lado, la edad de los vinos es un gran determinante para saber cuál de las dos opciones elegir. Los vinos jóvenes se oxigenan y los vinos añejos se decantan para evitar que los posos del vino caigan en la copa.

La duración del proceso también es otra de las diferencias, ya que mientras que la decantación no debe alargarse mucho más de 10 minutos, para evitar que el vino se oxide. La oxigenación puede durar entre 1 y 3 horas.

Pero no todo iban a ser diferencias, además de que se utiliza la misma herramienta para los dos procesos, tienen otro punto en común y es que ninguno de los dos es obligatorio. Y, aunque muchas veces es recomendado por los expertos, depende de la persona hacer el proceso de decantación, oxigenación o ninguno.

Ahora ya conoces algún secreto más del vino que te ayudará a mejorar tu experiencia vinícola y te convertirán en todo un winelover.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *