4 Tips Para Enfriar El Vino Rápido

4 tips para enfriar el vino rápido

Parece que el buen tiempo por fin ha llegado y, con él, las ganas de tomarnos un vino bien fresquito en una terracita con amigos. Sin embargo, muchas veces esto ocurre de improviso y no estamos preparados para servir el vino en la temperatura a la que se debe tomar. Pero no te preocupes, hoy te traemos la solución para que no quedes mal delante de tus amigos y puedas conseguir enfriar el vino rápido.

Al contrario de lo que podemos pensar enfriar una bebida rápidamente no es una tarea fácil y, si se trata de un vino, la cosa se complica. El vino es una de las bebidas más difíciles de enfriar, ya que, si no se realiza correctamente, este modificará su sabor y propiedades.

Los grados a los que consumas el vino, cambiarán totalmente los aromas y sabores de este. Lo primero que debes saber antes de seguir con los consejos, es que cada vino es un mundo y, por lo tanto, no todos han de servirse a la misma temperatura. Los tintos suelen servirse entre 14 y 16º, mientras que los blancos y rosados se sirven a una temperatura mucho más baja.

Enfriar el vino rápido. Botellas de vino en cubitera

¿Cómo enfriar el vino rápido?

  • Cubitera con hielo

Cuando lo que se necesita es enfriar el vino rápido y que y no se estropee. Lo mejor es coger una cubitera y llenarla con pequeños trozos de hielo y agua muy fría. Una vez listo, solo hay que introducir la botella y en 15 minutos se podrá consumir a una temperatura idónea para calmar la sed. En el caso de no tener tanto tiempo, es posible acelerar el proceso añadiendo sal al agua. Esta es la forma ideal de enfriar un vino, pues va cogiendo la temperatura poco a poco evitando la pérdida de propiedades.

  • Toalla húmeda

También puede ocurrir que la reunión haya sido de improvisto y no haya hielos en casa. No son imprescindibles. En este caso, simplemente se necesitaría una toalla húmeda o papel de cocina empapado en agua para envolver la botella: facilitará el agarre al vidrio y tras dejarla unos 10 o 15 minutos ya habrá cogido temperatura. Este método es menos efectivo que el primero, ya que puede reducir o alterar la calidad del vino, pero solo los expertos sumilleres son capaces de apreciarlo.

  • Uvas congeladas

Las uvas son otra alternativa más elaborada y estética que se puede utilizar para que el vino deje de estar caliente y se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos. Para poder hacerlo se requiere un poco de previsión pues se necesita meter las uvas en el congelador y, después, añadir dos a la copa de vino. Este método, no ahoga la bebida y, por lo tanto, no modifica su sabor. Además, se pueden comer las uvas una vez terminada la copa. Para los que no les termine de gustar la idea de las uvas, existen otros accesorios como cubitos de hielo de acero o silicona que hacen el mismo efecto.

Con esta opción, seguro que sorprendes a tus amigos.

  • Con hielo

Durante los últimos años, ha habido un incremento de jóvenes que consumen vino. Es por eso que este colectivo ha implementado el uso de cubitos de hielo dentro de la copa para consumirlo a una menor temperatura. Es el método más rápido de todos, pero es importante advertir que altera completamente el sabor original del vino, ya que el hielo se derrite y el vino pierde toda su esencia.

Con estos prácticos consejos conseguirás que tu vino esté a temperatura correcta en todas y cada una de las comidas y cenas que tengas con amigos y familiares. ¡Disfruta del buen tiempo y marídalo con el vino perfecto en cada ocasión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *