6 Tips Para Parecer Un Experto En Vinos

6 tips para parecer un experto en vinos

En muchas ocasiones, nos gusta aparentar que sabemos de algo, aunque realmente no sea del todo cierto. Y con el vino, esto es un clásico. Tenemos una comida, cena o reunión importante, en la que, sí o sí, tenemos que quedar bien. Parecer un experto en vinos es la clave para conseguir nuestro propósito.

El mundo del vino está plagado de conceptos, términos y, sobre todo, métodos muy complejos, pero hay algunos que, además de no ser los más complicados, te harán parecer todo un profesional y con los que quedarás genial.

Sigue estos pasos y triunfarás seguro 😊

¿Qué tienes que hacer para parecer un experto en vinos?

1. Coger la copa

Si quieres ser todo un experto en vinos lo primero primerísimo es coger bien la copa, si lo haces mal todo lo que venga después no tendrá ninguna validez.

Desde siempre nos hemos acostumbrado a ver en las películas como los grandes empresarios o nuestros protas favoritos cogen la copa directamente del cáliz, ¡GRAN ERROR! La copa se coge siempre del tallo.

Al coger la copa del cáliz, calentamos el líquido y, por lo tanto, el sabor cambiará. Además, al coger la copa del tallo, mantendremos mucho mejor el equilibrio y será mucho más complicado derramar el vino.

2. Habla del color

El color dice mucho de un vino, por lo que hacer una mención sobre él, te dará muchos puntos.  Haz comentarios del tipo “qué color tiene este vino” y dejarás a tus acompañantes más que sorprendidos.

Y si quieres parecer aún más profesional, mueve ligeramente la copa (antes de llevártela a la boca) y huele ligeramente, no te entretengas mucho en este paso o ¡se notará que estas fingiendo! Una vez hecho esto, y sin hacer ningún comentario, llévatelo a la boca y disfruta del sabor.

3. ¿Sorbo o trago?

Sin duda alguna, ¡sorbo! Dar pequeños sorbitos al vino es lo ideal, ya que irás sacando todos los pequeños matices de este vino. Además, si bebes un trago largo, todos sabrán que no eres ningún experto.

Para completar este paso, utiliza conceptos como “Este vino tiene mucho cuerpo, pero a la vez es ligero” o “Tiene un punto de acidez muy especial”. Dejarás a tus acompañantes atónitos.

4. Compara el vino con experiencias

Tomar vino es una experiencia. Relacionar el vino con posibles experiencias siempre es un acierto, ya que todos pensarán que sabes de lo que hablas.  Puedes utilizar comentarios como “Este vino es perfecto para disfrutar con amigos” o “Es ideal para una cena formal”, cualquier cosa vale, solo tienes que echarle imaginación.

5. ¡Nunca lo mezcles!

El vino es vino y nunca un experto lo mezclaría con limón, coca cola o gaseosa. ¡Jamás! Un buen vino se bebe solo, ya que si no pierde sus propiedades más ricas.

6. Y, sobre todo, ¡disfruta!

Esto es lo más importante, cualquier experto disfruta mientras cata un buen vino y tú, tienes que disfrutar.

El ambiente, la compañía, el vino, el lugar… Todo será perfecto si a ti te lo parece. No te cohíbas y ¡vive el vino!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *