Temperatura Del Vino: ¿cómo Debemos Servirlo?

Temperatura del vino: ¿cómo debemos servirlo?

La temperatura del vino es un factor muy importante que afecta directamente al sabor del jugo y que puede alterar su sabor. Para poder apreciar los matices de cada vino, debemos prestar especial atención a la temperatura a la que lo servimos. Si quieres acertar con la temperatura correcta, te proponemos unas reglas que te ayudarán a conseguir que el vino esté a la temperatura exacta para su correcta degustación.

Trucos para conseguir la correcta temperatura del vino

Calcula el tiempo que necesitas para conseguir la temperatura ideal

Cada vino es diferente y necesita que se sirva a la temperatura adecuada. Habrá veces que necesitarás tiempo para que se enfríe o simplemente para que se temple si nos hemos pasado de grados de menos. Además, nunca serviremos el vino directamente de la botella a la copa. Ya os contamos en otro de nuestros post la importancia de decantar la botella de vino para ensalzar sus cualidades.

Evitaremos el vino muy frío

En algunas estaciones, sobre todo en la época estival, apetecen los vinos fresquitos que nos ayuden contra el calor extremo. De hecho, el vino blanco se suele servir a una temperatura mucho menor que el tinto para neutralizar la acidez de éstos tipos de vino. Aunque es importante que esté fresco, nunca nos debemos pasarnos de frío ya que podemos conseguir que el vino pierda sabor. 

Cuidado con la temperatura ambiente

Habrás escuchado que el vino tinto se bebe a temperatura ambiente. Si la temperatura ambiente es muy elevada, conseguiremos que la acidez y el alcohol se acentúen lo que hará que el sabor del vino pueda estropearse. El vino tinto a partir de los 12ºC potencia la volatización de los componentes que le aportan su aroma característico sin llegar a acentuar su sabor a alcohol. Para conseguir esa temperatura bastará con meterlo en agua con hielo 20 minutos antes de decantarlo.

Métodos para conseguir la temperatura correcta

Muchas veces, por falta de tiempo, solemos meter el vino en una nevera o un congelador para que adquiera temperatura. Esta práctica no es del todo correcta ya que someter el jugo a bruscos cambios de temperatura puede hacer que el jugo pierda propiedades. Lo más recomendable es intentar llegar a la temperatura correcta mediante cubiteras de agua fría acompañado de hielo. 

Temperatura del vino según su tipología

Temperatura del vino tinto

Los vinos tintos suelen servirse entre los 16 y los 18ºC para que conserven todas sus propiedades. Una excesiva temperatura, potenciará el sabor del alcohol que dificultará que podamos apreciar el sabor real del caldo. Frente a los vinos crianza, los tintos más jóvenes se suelen servir entre los 12 y los 15ºC para resaltar su frescura. Nunca serviremos un vino tinto a temperatura ambiente y mucho menos si es verano. Será necesario enfriarlo en una cubitera. No tengas miedo de servirlo un poco más bajo de temperatura, el calor hará que se temple una vez servido en la mesa.

Temperatura del vino blanco

Los vinos blancos se consumen entre los 7 y los 10ºC para ensalzar su aroma a frutas. Una temperatura superior, destacará su acidez frente al sabor original del jugo. Si hablamos de un vino blanco crianza, los grados subirán entre los 10 o 12ºC frente a los blancos tipo manzanillas o finos que se servirán a 6 o 7ºC.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *