Trucos Para Abrir Una Botella De Vino Sin Sacacorchos

Trucos para abrir una botella de vino sin sacacorchos

Una cena con amigos, un buen vino para acompañar y no encontramos el sacacorchos, ¿no os ha pasado nunca? Os damos las claves para abrir una botella de vino sin sacacorchos.

La Ley de Murphy está siempre presente en nuestras vidas y es algo muy cotidiano que cuando necesitamos algo no lo encontremos. Pero, tranquilos, hoy os traemos la solución para que, a pesar de no tener sacacorchos, podáis abrir la botella y disfrutar de un buen vino

¿Cómo abrir una botella de vino sin sacacorchos?

  1. Usar un cuchillo

Es la forma más típica, ya que el cuchillo es una herramienta que todos tenemos en casa. El cuchillo debe ser fino y puntiagudo para que encaje a la perfección en la boquilla de la botella. También puedes utilizar un cuchillo de sierra para que este se agarre mejor al corcho. Este método es un poco peligroso, por lo que nosotros te proponemos utilizar mejor una llave, preferiblemente que no uses o que sea antigua, ya que se puede romper. Es exactamente igual que el método del cuchillo, pero mucho más seguro.

Pros: Siempre llevas un cuchillo o llave encima.
Contras: La fuerza, en este método, es casi tan importante como la maña.

  1. Con un zapato

Si no tienes sacacorchos y quieres hacer de reír a todos tus invitados, esta es la forma perfecta para abrirla, ya que todos pasaréis un momento muy divertido. Coge un zapato – preferiblemente viejo o que no uses – de suela plana. Este servirá de amortiguador, ya que la forma de abrirlo es dando golpes a la pared hasta que el corcho este lo suficientemente fuera para agarrarlo con la mano y tirar. También puedes utilizar una toalla o cualquier otra cosa que amortigüe los golpes.

Pros: La diversión estará asegurada y todos los comensales se acordarán de esa comida en la que abristeis una botella de vino con un zapato.
Contras: Puedes quedarte sin vino y sin zapato. Puede que los vecinos ya no te miren demasiado bien cuando te cruces con ellos en el ascensor.

  1. Con una cuchara de madera

Decimos cuchara de madera, pero lo puedes hacer con cualquier cosa que encuentres, incluso con un palo. Se trata de empujar hacia dentro hasta conseguir que el corcho se cuele dentro de la botella. No te preocupes, el vino no se estropeará, siempre que no se rompa el corcho.

Pros: Rápido y eficaz
Contras: Se te puede romper el corcho y colarse los trocitos dentro, pero no te preocupes, ¡será tan sencillo como bebérselo con un colador!

  1. Tornillo y martillo

La precisión será esencial para salir exitoso de este método. Clava el tornillo en el corcho, como si de un sacacorchos se tratase y engánchalo con la parte de atrás del martillo. Ahora ya solo queda tirar hasta sacar el corcho. Como sustituto del martillo, también podéis usar un tenedor, seguro que es mucho más fácil de encontrar.

Pros: Muy eficiente
Contras: Es posible que no tengas a mano un tornillo y un martillo

  1. Cuerda

Utiliza una herramienta larga y fina para perforar el corcho, después coge un buen trozo de cuerda y haz un nudo en uno de sus extremos. Introdúcelo en el corcho y tira de la cuerda con la suficiente fuerza para abrir la botella y, ¡listo para beber!

Pros: espectacular
Contras: Muy complicado. La fuerza es un elemento importantísimo en este truco.

¡Ya no hay excusas! A partir de ahora ya sabes lo que tienes que hacer para abrir una botella de vino sin sacacorchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *