Empleados felices, empresas productivas: el objetivo de Corporación Vinoloa

Empresas Productivas Corporación Vinoloa

Las preocupaciones de nuestra vida personal, sumados a un ambiente laboral complicado hacen muy difícil que los trabajadores se puedan centrar únicamente en sus tareas. Es por ello que los empleados felices son sinónimo de empresas productivas. Mantener un buen ambiente laboral no es ni mucho menos una tarea complicada y es, sin duda alguna, fundamental para que los empleados puedan dar lo mejor de sí mismos en sus puestos.

En Corporación Vinoloa confiamos que un buen entorno laboral va a permitir a los empleados desarrollar todo su potencial. Además, un buen equipo de trabajo es aquel donde la suma de todos los empleados es más productiva que cada una de sus partes de forma individual.

En el mundo empresarial, cada vez es más corriente ver compañías que ponen en valor el hecho de hacer felices a sus empleados mediante diferentes incentivos. En Corporación Vinoloa nos gusta trabajar con personas y hacer felices a otras personas. Nuestra forma de trabajar es dinámica y está en continua evolución, manteniendo un desarrollo profesional constante en un entorno alegre y diverso.

Según un estudio de la Universidad de Warwick, un empleado feliz es un 12% más productivo, mientras que uno infeliz es un 10% menos.

“En Corporación Vinoloa creemos que es muy importante cuidar a nuestros empleados de forma que trabajen cómodamente, disfrutando de pequeños detalles que alegren su día a día en su puesto de trabajo. Nos gusta obsequiarles con productos y ofrecerles formación continua, entre otros beneficios”, ha asegurado Antonio Camacho, presidente de nuestra compañía.

Entre los múltiples beneficios que se pueden destacar en cuanto a la gestión de recursos humanos en Corporación Vinoloa podemos destacar el horario intensivo de mañana durante todo el año, entrando a las 8:00h y saliendo a las 15:00h.

Además, los empleados de Corporación Vinoloa tienen beneficios sociales, tales como seguros de salud y de vida.

A esto hay que añadirle, además, un desarrollo profesional adecuado. Para cualquier trabajador, enfrentarse a nuevos retos y seguir progresando profesionalmente es una motivación muy importante. Es por ello que la compañía apuesta por la formación continua de cada uno de sus empleados, relacionados con la viticultura o con su propio área de estudio y desarrollo. Incluimos en este escenario catas internas cada vez que se lanza un nuevo producto y siempre que se adquiere una nueva añada a la bodega.

Aprender a valorar los distintos matices de un vino o conocer más sobre el mundo enológico es un aspecto que nos gusta trasladar a todo el equipo, realizando catas puntuales de otros vinos, en las que se les explica todo el proceso. Incluso varios empleados viajan hasta a La Rioja una vez al año para visitar bodegas con las que trabajamos y realizar actividades lúdicas, de modo que puedan ampliar su formación y conocer más de cerca las prácticas de cata, el sector vinícola y la zona.

Además, cuando se lanza un nuevo producto, los trabajadores son los primeros en probarlo y en llevar estas referencias a sus hogares para que puedan degustarlo con sus familiares y amigos.

Con todo esto, nuestra compañía se caracteriza por crear un buen ambiente para su plantilla, felicitando y compensando los logros de nuestros empleados, haciendo mucho más sencillo el día a día, de forma que puedan seguir creciendo como hasta ahora, creando un producto de calidad a un precio más que competitivo.